domingo, noviembre 18, 2012

CASTILLO EN EL AIRE


No lograba diferenciar bien si se trataba de un deseo o de una necesidad, pero la idea de construir un castillo de arena lo perseguía lo cercaba lo incomodaba... lo acosaba.
Comenzó por la base de la torre mas alta, esa donde las princesas esperan ser rescatadas.

En el proceso de construcción de un castillo de arena son de suma importancia las terminaciones, los detalles y sin duda alguna es lo que mas tiempo lleva. Es indispensable contar con paciencia .
Por el momento lo que tenia frente de era un montículo amorfo y volátil.

No sin asombro, descubrió que tenia una destreza innata en esto de ser obrero de la playa, aunque a esta altura el paso del tiempo le sumaba la carga de terminar pronto, terminar antes que que el sol se vaya, antes que suba la marea.

Fue pasando la mañana;no paró para comer; ni se dio cuanta de que irrumpió la tarde, que estaba ahora en su auto empequeñecimiento, adoptando el diminutivo de “tardecita”.

Y El castillo sin terminar...

Sera que esta esperando ver la culminación de mi trabajo ? - Se preguntó al notar que el sol tardaba en irse.

Notó que el impedimento mayor que tuvo para poder comenzar fue el miedo (que hoy usaba una muy creible mascara de certeza) de no poder culminar con su obra.

- El tiempo y la marea se parecen mucho- dijo en voz baja
Esa sospecha fue confirmada con una inmediatez que lo dejó sin reacción, la marea subía dándose un atracón de arena.

Cuando pudo reaccionar quiso defender su obra con sus pies arenosos, pero ya no los reconocía como propios, su cuerpo de arena se arrastraba al mismo tiempo que se desarmaba.

Las pocas personas que se encontraban en la playa,cuando iniciaban su acelerada huida,miraban pero sin darse cuenta de lo que veían, sin tomar nota de ese hombre de arena que se des-arenaba lejos de la orilla.

Ya sea por nervios o necesidad comenzó a pestañear, así fue que sus ojos de arena se llenaron de su propio cuerpo generando una molestia tan extrema y insoportable como nunca había sufrido anteriormente.

Descubrió dentro suyo otro tipo de lucha y resistencia. Se relajó, aflojando sus músculos arenosos y se dejó llevar por el viento, libre y desparramado por toda la playa, con la fuerte esperanza de algún día volver a tener otra oportunidad de ser su propio castillo,estaba con una certeza nueva,certeza esta,la de preferir ser desprolijamente llevado por el viento antes que dejarse consumir por el mar .

2 comentarios:

olga ester lmique dijo...

esta entre lo mas lindo que lei en mi vida...!!GRACIAS !!! con tu permiso lo comparto.

Paulette dijo...

muy lindo, me gustó mucho...